Por qué

¿Por qué deberíamos practicar la lectura pública de la Biblia?

1. Porque es una práctica bíblica, eterna
En las Escrituras vemos una y otra vez cómo el pueblo de Dios se reúne en comunidad para recibir la Palabra de Dios. Esto nos sirve de modelo.

Algunos ejemplos incluyen:

  • Moisés (Éxodo 24: 3-8)
  • Esdras (Nehemías 8: 1-3, Nehemías 9: 1-3)
  • Josué (Josué 8: 32-35)
  • Josías (2 Reyes 23: 1-3, 2 Crónicas 34: 29-31)
  • Jesús (Lucas 4: 16-21)
  • Pablo y Timoteo (1 Timoteo 4:13)
  • Iglesia primitiva (Hechos 13: 14-15)

2. Porque leer la Biblia debería ser como comer
Deberíamos disfrutar nuestra comida espiritual de la misma manera que disfrutamos nuestra comida física.

Piensa en cómo solemos comer nuestras comidas.

  • Comemos regularmente en horarios establecidos
  • Consumimos porciones saludables y sustanciales (no solo meriendas)
  • Disfrutamos comer con nuestras familias y comunidades

Jesús dice que la Palabra de Dios es nuestro alimento en Mateo 4: 4, “El hombre no vive solo de pan sino de cada palabra que sale de la boca de Dios”. Es importante notar que Jesús dijo que cada palabra de Dios es nuestro alimento. Eso significa no solo nuestras partes favoritas. No podemos seguir comiendo solamente nuestra comida favorita y nunca probar nada más. Para nutrir adecuadamente nuestras almas, necesitamos consumir toda la Biblia, una y otra vez.

Al escuchar juntos a una hora determinada con regularidad, podemos recibir toda la Biblia con alegría, al igual que la comida.

Spiritual food like physical food
3. Porque necesitamos una mejor estrategia bíblica

Nuestras almas tienen hambre de la verdad de la Palabra de Dios. Muchos de nosotros queremos leer más la Biblia. Sin embargo, necesitamos una buena estrategia para alcanzar nuestro objetivo.

La estrategia más común hoy en día es leer la Biblia en casa por tu cuenta. Pero muchos de nosotros fallamos en mantener ese hábito.
Tampoco podemos depender únicamente de nuestros pastores. Muchas iglesias solo leen unos pocos versículos durante el servicio semanal.

En 1 Timoteo 4:13, Pablo exhortó a Timoteo: “dedícate a la lectura pública de las Escrituras, y a enseñar y animar a los hermanos”(NVI). Hoy, tenemos muchas prédicas y enseñanzas. Estos son aspectos vitales del aprendizaje cristiano, pero no son las palabras de los hombres y las mujeres las que finalmente nos hacen crecer. Pablo dijo en 1 Corintios 3: 6: “Yo planté la semilla en sus corazones, Apolos la regó, pero fue Dios quien la hizo crecer” (NTV). Las palabras del hombre pueden ser como plantar y regar, pero solo las palabras de Dios generan un verdadero crecimiento espiritual.

Los estudios demuestran que necesitamos una mejor estrategia:

La lectura pública de la Biblia es una estrategia que funciona. Si escuchan juntos por solo una hora a la semana, terminarán de leer la Biblia completa cada dos años. La gente está leyendo y escuchando la Palabra de Dios en todo el mundo, desde Nueva York hasta Seúl, en iglesias, hogares, escuelas, refugios para personas desamparadas y cárceles.

4. Porque proporciona beneficios tales como:

  • Responsabilidad
    Si intentas leer toda la Biblia por tu cuenta, es fácil desviarte. Escuchar en comunidad genera una responsabilidad natural.
  • Sencillez
    Esta es una manera fácil y accesible para que cualquiera pueda adentrarse en las Escrituras. No es como en un grupo pequeño de estudio bíblico en el que podría requerirse que hagas tareas o participes en una discusión. Todo lo que tienes que hacer es escuchar.
  • Perspectiva
    Escuchar la lectura de la Biblia en voz alta ofrece una perspectiva diferente a la de leer el texto de la Biblia en silencio. El escuchar las palabras, nos permite desacelerarnos y absorber el contenido más profundamente.

¿Por qué ahora?

La cultura de hoy tiene necesidades más urgentes y oportunidades más inmediatas para practicar la lectura pública de la Biblia.

  • Lo necesitamos más que nunca. (Solo mira lo que muestran los estudios en la barra lateral de arriba).
  • Con la tecnología moderna, tenemos acceso a audio Biblias de alta calidad. Esto lo hace aún más fácil y efectivo (por ejemplo, Audible, audio Biblias dramatizadas).
  • Necesitamos establecer tendencias culturales más saludables (colectivas en lugar de individuales; comprometidas en lugar de desapegadas; prolongadas en lugar de instantáneas).
  • Necesitamos llegar a las generaciones de hoy, las cuales se están volviendo cada vez más seculares. (Los Millennials y Generación Z son escépticos de la enseñanza cristiana. Si les dices que lean la Biblia, no lo harán. Pero si los invitas a venir y escuchar con otros, lo harán. Buscan lo que la lectura pública de las Biblia les dará: relaciones interpersonales.)

¿Por qué escuchamos la Biblia?

  • Para escuchar a Dios hablar
    El amor comienza escuchando. Si amas a alguien, tómate el tiempo para escucharlo. Si queremos profundizar nuestro amor hacia Dios, debemos escucharlo hablar.
  • Para vivir la Palabra de Dios
    En Lucas 11:28, Jesús dice: “Bendito es todo aquel que escucha la palabra de Dios y la pone en práctica”(NTV). Al escuchar a nuestro Padre, podemos entender cómo hacer Su voluntad.
  • Para acercarse más a Dios
    Necesitamos la Palabra de Dios para crecer espiritualmente. En Hebreos 6, se nos dice que no nos quedemos atascados en los principios elementales de nuestra fe, sino que busquemos la madurez. Para crecer y madurar, necesitamos deleitarnos con una buena comida.